#164: David Watson

 

Salimos de un largo periodo de hibernación para radiar la entrevista que realizamos al compañero David Watson (Detroit, 1952), aprovechando su visita al territorio asturiano. Nos habla de su crecimiento en Warren, uno de los suburbios de rápida expansión para la clase obrera blanca del extrarradio de Detroit. El empuje industrial de Detroit, la Motor City, ya empezaba a entrar en declive en la década de los 50, pese a que cierta narrativa racista atribuya la rápida degradación de la zona al impacto de la revuelta de 1967. Nos da algunas pinceladas, entonces, de la segregación racial en la ciudad, así como de la agitación social de los años 60, cuando la actividad militante de grupos como la League of Revolutionary Black Workers atraía la atención internacional de sociólogos que acudían a observar el “Petrogrado Negro”.

David comienza tempranamente, al calor de las protestas contra la Guerra de Vietnam y la contracultura, a implicarse en grupos de extrema izquierda (numerosos en aquellos años) y, posteriormente, de influencia situacionista, para acabar recalando en la revista Fifht Estate. Nacida en ese contexto de florecimiento de grupúsculos y publicaciones izquierdistas, la entrada de un grupo de personas muy influenciadas por el anarquismo salva a la revista de la desaparición a principios de los 70 y la encamina a nuevas perspectivas; atravesará la década de los 80 ya como una publicación marcada por la crítica a la tecnología y su participación en algunos procesos de lucha (antinuclear, contra la nocividad, en defensa del territorio…). Debe anotarse que en 1969, Fredy y Lorraine Perlman se habían instalado en Detroit y pronto impulsarían algunos proyectos editoriales; su influencia en los círculos de crítica radical fue fundamental.

Bajo el nuevo rumbo de la publicación, así como con libros como los del propio David, se desarrollaron polémicas con otros grupos, corrientes o personajes: la Deep Ecology, Earth First!, Murray Bookchin, Edward Abbey, sobre las acciones de Theodor Kaczynksi… y la revista prosigue a día de hoy.

Dentro de un colectivo con una fuerte impronta antiorganizacional, y a pesar de mantener diversas correspondencias, los contactos que se establecieron a nivel internacional (Portugal, Francia, España…) tienen un carácter, fundamentalmente, personal.

Para finalizar, nos habla brevemente sobre la importancia de autores como Mumford o Roszak; sobre la raza, el eclecticismo o el activismo, al hilo de la charla que dio en nuestra ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =